- "Club del Emprendimiento" -

-

Blog de EL CLUB DEL EMPRENDIMIENTO, la mayor Comunidad de emprendedores de España, compuesta actualmente por más de 80.000 miembros, pymes y autónomos, en la que podrás disfrutar de numerosos servicios y actividades

Maldita crisis, bendita crisis

Por Efrén Miranda. Presidente de El Club del Emprendimiento

Han sido, y están siendo aún, años difíciles para todos  en nuestro querido país. Niveles de paro insostenibles, deterioro del estado de bienestar, incontables dramas personales, resultado todo ello de una crisis más larga y profunda de lo que todos esperábamos cuando comenzaba. Momentos tremendamente complicados para el país y para las personas que lo conformamos.

Pero esta crisis también nos ha dejado buenas noticias, dentro de la desazón generalizada. Y me refiero al ámbito que me ocupa, el emprendimiento.

Sería muy osado por mi parte decir que la crisis ha sido positiva para la actividad emprendedora, en términos globales, ya que seguro que muchos emprendedores que se han visto obligados a cerrar sus negocios en este periodo, querrían matarme…y no sin razón.

No obstante, no es menos cierto que la crisis nos ha traído algo muy positivo para nuestro sector, y es un cambio de percepción de la sociedad hacia la actividad emprendedora. Hasta el período pre-crisis, la sociedad miraba al emprendedor como un “pobre loco” que nadie sabía muy bien a qué se dedicaba, más que destinar un montón de horas a su proyecto.

El conjunto de la sociedad y, por ende, los estamentos políticos y económicos, sólo prestaban atención y apoyo a medianas o grandes empresas, con una dilatada trayectoria, dejando a un lado a los pequeños y nuevos empresarios. Sin apenas medidas de apoyo a su labor, el pequeño empresario tenía que lidiar, solo ante el peligro, si quería sacar adelante su proyecto empresarial.

Pero esta crisis, maldita crisis, nos ha traído, por sorpresa y sin nadie esperarlo, un cambio de sensibilidad hacia la actividad emprendedora. Parece como si, de golpe, la sociedad se hubiese dado cuenta de que es el pequeño empresario, autónomos y micropymes, quienes crean el 95,6% de los puestos de trabajo de nuestro país (fuente Instituto Nacional de Estadística) y son un elemento esencial en la dinamización del tejido económico nacional.

De repente, han empezado a surgir, por toda la geografía nacional, un sinfín de iniciativas, públicas y privadas, de apoyo a la labor emprendedora. Los medios de comunicación, ya sea prensa, radio o televisión, han hecho un hueco en sus espacios para incluir contenidos sobre emprendimiento. En el sistema educativo, tanto a nivel de enseñanza secundaria y universitaria y, en algunos casos, también en primaria, se está incluyendo el emprendimiento como materia docente y se están llevando a cabo actividades extraescolares de fomento del espíritu emprendedor.

Incluso en los estamentos políticos, no paramos de escuchar los términos emprendedor y emprendimiento en boca de nuestros representantes públicos, habiéndose llegado al punto de crear una legislación específica para regular, apoyar y fomentar la actividad emprendedora, como fue la creación de la archiconocida Ley del Emprendedor que, con mayor o menor acierto (esto sería materia para otro artículo), al menos ha mostrado una sensibilidad de nuestros políticos hacia el emprendimiento.

Todo ello me hace pensar es que estamos viviendo un verdadero cambio estructural en la percepción de la actividad emprendedora por parte de nuestra sociedad. Obligados por las circunstancias, bien es cierto, pero al menos está sucediendo  y es algo que, estoy bien seguro, será muy positivo para el conjunto del país a medio y largo plazo.

En definitiva, podemos decir que esta maldita crisis, ha sido, en cierta medida, una bendita crisis para todos los que estamos empeñados en poner en valor la actividad emprendedora en nuestro país.

Startup Olé

Canal de Radio de la Agencia EFE: Pymetech

Últimos programas de Pymetech

Login

Registro | Contraseña perdida?