Tipos de contrato de trabajo en España

Los contratos de trabajo en España los podemos clasificar en cuatro categorías: contratos indefinidos, temporales, para la formación y el aprendizaje y en prácticas. Cada uno de ellos puede cubrir diversas variantes, y en función de unas y otras, se deberán incluir una serie de cláusulas específicas en el contrato.

Contrato indefinido 

El contrato indefinido es aquel (verbal o escrito) que se concierta sin establecer límites de tiempo en la prestación de los servicios, en cuanto a la duración del contrato.

Podrá celebrarse a jornada completa, parcial o para la prestación de servicios fijos discontinuos.

Dentro del contrato indefinido, podemos encontrar cláusulas específicas para personas con discapacidad, para trabajadores en situación  de exclusión social, de apoyo a los emprendedores, entre otros muchas.

Contrato temporal 

El contrato temporal es aquel que tiene por objeto el establecimiento de una relación laboral entre empresario y trabajador por un tiempo determinado, pudiendo celebrarse a jornada completa o parcial.

Asimismo, se formalizará por escrito, pero podrá ser verbal cuando por circunstancias de la producción la duración del mismo sea inferior a cuatro semanas y la jornada completa.

Las formas de contratación bajo el contrato temporal son diversas: eventual, de interinidad, relacionada con la jubilación parcial, de primer empleo joven, de personas con discapacidad, entre otras.

Contrato de formación y aprendizaje 

Esta modalidad contractual se configura como un instrumento destinado a favorecer la inserción laboral y la formación de las personas jóvenes, en un régimen de alternancia de actividad laboral retribuida en una empresa con actividad formativa recibida en el marco del sistema de formación profesional para el empleo o del sistema educativo.

La actividad formativa inherente al contrato será la necesaria para la obtención de un título de formación profesional, certificado de profesionalidad, certificación académica o acreditación parcial acumulable y debe de estar relacionada con la actividad laboral desarrollada en el puesto de trabajo.

Se podrá celebrar este contrato con trabajadores mayores de 16 años y menores de 25 y su duración mínima será de un año siendo la máxima de tres.

Contrato en prácticas 

El contrato de trabajo en prácticas tiene como objetivo el incentivo de la práctica profesional adecuada al nivel de estudios cursados. No se trata únicamente de adquirir experiencia en un contrato determinado, sino también de que esa experiencia actúe sobre los estudios cursados.

En este contrato, que ha de ser por escrito, el trabajo debe estar en posesión de un título universitario o de formación profesional de grado medio o superior o títulos oficialmente reconocidos como equivalentes.

Dentro del contrato en prácticas podemos encontrar cláusulas específicas del contrato temporal en prácticas celebrado por Empresas de Trabajo Temporal (ETT) y cláusulas específicas del contrato en prácticas para personas con discapacidad.

 

Para ver todas las variantes de los cuatro contratos de trabajo, no dudes en consultar la Guía de contratos del Servicio Público de Empleo Estatal.

 

No te olvides de que…

Un contrato de trabajo supone unos derechos para el trabajador, que se convierten en obligaciones para el empresario.

El empresario contrae obligaciones con:

– El trabajador: cuando la relación laboral sea de duración superior a cuatro semanas, el empresario deberá informar por escrito al trabajador sobre los elementos esenciales del contrato y principales condiciones de ejecución de la prestación laboral, siempre que tales elementos y condiciones no figuren en el contrato de trabajo formalizado por escrito.

– Los representantes legales de los trabajadores: también deberá entregar a los representantes legales de los trabajadores, una copia básica de los contratos formalizados por escrito (con excepción de los contratos de relaciones especiales de alta dirección, para los que es suficiente la notificación), así como las prórrogas de dichos contratos y las denuncias de los mismos, teniendo para ello el mismo plazo de 10 días. La copia básica contendrá todos los datos del contrato a excepción del número del D.N.I., domicilio, estado civil y cualquier otro dato que pueda afectar a la identidad personal del interesado. Posteriormente, dicha copia básica se enviará al Servicio Público de Empleo. Cuando no exista representación legal de los trabajadores también deberá formalizarse copia básica y remitirse al Servicio Público de Empleo.

– El Servicio Público de Empleo: los empresarios están obligados a comunicar al Servicio Público de Empleo en el plazo de los 10 días siguientes a su concertación, y en los términos que reglamentariamente se determinen, el contenido de los contratos de trabajo que celebren o las prórrogas de los mismos, deban o no formalizarse por escrito.

Canal de Radio de la Agencia EFE: Pymetech

Últimos programas de Pymetech

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

Login

Registro | Contraseña perdida?