Silstore, un revolucionario sistema de almacenamiento de energía

Los investigadores españoles de Silstore está desarrollando una tecnología que permita el almacenamiento de electricidad de forma rentable para su uso tanto en núcleos urbanos como en grandes centrales de energía renovable.

Silstore, un revolucionario sistema de almacenamiento de energía

Finalista del programa Pasion>ie: Pasión por innovar y emprender, impulsado por Accenture e IE Business School, en la categoría Ciudad del futuro, el proyecto Silstore es un desarrollo de sistemas de almacenamiento de energía eléctrica de alta eficiencia, ultra-compactos y de bajo coste para la producción simultanea de calor y electricidad en núcleos urbanos.

La tecnología, afirman los implicados en el proyecto, concebido por investigadores de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM), “tiene un coste potencial un orden de magnitud menor que las tecnologías competidoras, gracias a su menor tamaño (de hasta 10 veces) y al uso de materiales baratos, seguros, abundantes y con bajo impacto medioambiental”.

Cómo referencia de escala, un sistema Silstore de menos de 1 metro cúbico podría suministrar electricidad y calefacción a 30 viviendas españolas durante 24 horas.

Silstore responde a una necesidad creada por la reciente incorporación de energías renovables en el sistema eléctrico, que dependen de recursos intermitentes, tales como el sol o el viento, para producir electricidad.

De esta forma, permite a los consumidores diferir la compra de electricidad a franjas horarias en las que ésta es más barata (hay mas oferta) y a los productores, diferir la venta a horas en las que la electricidad es más cara (hay más demanda).

También puede emplearse para la acumulación de energía en sistemas aislados (no conectados a la red). Por lo tanto, el proyecto pretende impactar con un producto único en un mercado global estimado en 10,8 billones de dólares para 2.018.

Alejandro Datas, promotor del proyecto, es doctor en energía solar fotovoltaica y ha trabajado en el MIT y en el Instituto Tecnológico de Tokio desarrollando dispositivos termo-fotovoltaicos, que son el núcleo de la tecnología Silstore.

¿Por qué se deciden a crear una empresa?

Aunque todavía estamos en trámites de constitución, creemos que los desarrollos tecnológicos que se hacen en la Universidad deben tener la vocación de transferirse a la sociedad. Por ello, mediante la creación de esta empresa pretendemos alinear nuestros objetivos tecnológicos a las necesidades reales del mercado.

De esta forma, queremos desarrollar una tecnología no sólo funcional, sino también rentable económicamente y que nos permita explorar vías de financiación alternativas de las que normalmente disponemos desde la Universidad.

¿Cuándo nace esta iniciativa?

Este proyecto es el fruto de varios años de investigación en el Instituto de Energía Solar de la UPM sobre nuevos conceptos de conversión fotovoltaica. Estas investigaciones condujeron a la concepción de una nueva forma de almacenar energía con un potencial enorme en términos de reducción de coste y aumento de la densidad de almacenamiento de energía.

El proyecto propiamente dicho empezó a principios de 2014 con la solicitud de la patente en Estados Unidos. Durante el último año, nuestros esfuerzos se han centrado en la búsqueda de financiación pública a nivel europeo. En paralelo, hemos decidido avanzar en la constitución de una spin-off con la cual conseguir financiación para desarrollar esta tecnología fuera del entorno universitario.

¿Cuándo esperan ver los primeros resultados?

Con la financiación adecuada, y en un plazo inferior a 3 años pretendemos disponer de un prototipo pre-industrial listo para ser validado en entornos reales.

Estaríamos en condiciones de instalar nuestros sistemas en proyectos piloto de ciudades con vocación sostenible (no necesariamente españolas) e incorporar nuestros sistemas de almacenamiento en distintas instalaciones públicas o privadas de tamaño relativamente grande (estaciones de tren, centros comerciales, centros públicos de diversa índole, etc.).

Además, podríamos comenzar a establecer contratos con empresas de generación y distribución eléctrica para instalar nuestros sistemas junto a centrales de generación renovable (principalmente eólica) para el almacenamiento de los excedentes de generación.

Estas experiencias servirán para validar la tecnología, avanzar en la curva de aprendizaje y acercar la tecnología a mercados más amplios y en los que se requieren sistemas de menor tamaño, como son las viviendas unifamiliares y sistemas de transporte (principalmente vehículo eléctrico).

¿Qué le diferencia de sus competidores?

Uno de los principales puntos fuertes del proyecto es el equipo. Actualmente este proyecto se está desarrollando en el Instituto de Energía Solar de la UPM, centro de referencia internacional en la investigación en energía solar fotovoltaica.

Dentro del Instituto, el equipo Silstore se enmarca dentro del grupo de Silicio y nuevos conceptos de células solares, liderado por el profesor Antonio Luque, que durante más de 5 años, se ha situado en la primera posición (de entre 200 grupos) en los rankings de la UPM.

Otro fuerte de nuestro proyecto es la tecnología en sí. La tecnología Silstore tiene el potencial de alcanzar densidades de energía comparables a la del hidrógeno, que es la solución con mayor densidad energética existente en el mercado hasta la fecha.

Además, a diferencia del hidrogeno, nuestros sistemas carecen de riesgos para las personas (el hidrogeno es un gas altamente explosivo que debe ser presurizado hasta 700 bares para alcanzar tamaños razonablemente pequeños) y por lo tanto tienen menos restricciones en cuanto a su localización.

Otros competidores son las baterías electroquímicas, cuya principal desventaja frente a nuestro producto es su mayor coste, tamaño, peso y el empleo de materiales escasos (cómo el litio) que pueden ocasionar en el futuro.

Tags:
Sección: Actualidad

Etiquetas

Login

Registro | Contraseña perdida?