Clintu se propone digitalizar el sector de la limpieza doméstica

La ‘startup’ Clintu propone un servicio de limpieza doméstica que el cliente puede solicitar con menos de 24 horas y con el que se propone digitalizar el sector.

EFE/ClintuEFE/Clintu

La limpieza doméstica es un servicio tradicional que, sin embargo, no ha terminado de asentarse en lo digital. Clintu se propone llevar este tipo de tareas al terreno de Internet a partir de un servicio flexible y eficaz, en el que el 70% de los usuarios que lo prueba repiten experiencia, según explicó a EFEemprende Álex Espel, fundador de la plataforma.

“Identifiqué un mercado que no se había digitalizado, como la limpieza. Hay sectores que lo han ido haciendo, pero este no. Ahora todos contratamos vuelos por internet, queremos que ocurra lo mismo con el servicio doméstico. Es un mercado en el que está todo por hacer. La cuota de negocio de los actuales jugadores ‘online’ es ridícula”, argumenta Espel, que lanzó este servicio en diciembre y lleva más de un año al cien por cien con Clintu.

En nueve meses han logrado superar los 1.000 usuarios entre Madrid y Barcelona, con una recurrencia del 70%. Acaban de iniciar su actividad en Valencia y esperan abrir próximamente en otras capitales de provincia españolas.

Tiempo de respuesta bajo

Siendo un servicio maduro en cuanto a sus características, esta ‘startup’ busca innovar en cuanto a la rapidez de reserva del servicio y en la atención al cliente. En estos momentos tienen un tiempo de respuesta en una petición de limpieza de 18 horas, menos de un día, lo que permite encargar un servicio un día para el siguiente.

“Ahora todos contratamos vuelos por internet, queremos que ocurra lo mismo con el servicio doméstico”

“Podemos hacerlo incluso en menos tiempo, pero preferimos ser prudentes. Si nos pides un servicio a las cinco de la tarde, puedes tenerlo mañana por la mañana”, apunta Espel.

Otra de las claves es la búsqueda de los trabajadores, para lo que realizan un control de varias fases en el que comprueban si la persona que quiere formar parte de la red de limpiadores de Clintu tiene experiencia y recomendaciones.

Proceso de compra en Clintu. EFE/Clintu

Proceso de compra en Clintu. EFE/Clintu

“Se solicitan referencias de trabajos anteriores y se les llama para conocer qué tipo de trabajo hace esa persona. Ahí es donde cae la mayoría de gente, porque no tenga referencias o alguna de ellas no lo vea muy claro”, apunta el fundador de esta plataforma.

Por último, tienen una entrevista personal con el candidato o candidata, en la que comprueban cómo realiza las tareas. Este trabajo no se hace de forma automática, sino con entrevistas de las que se ocupa un equipo de tres personas.

Atención al cliente

Espel pone mucho énfasis en el trabajo de atención al cliente que han incorporado en Clintu. Cuando alguien solicita una limpieza, recibe después un correo electrónico para que valore el servicio y también puede fidelizar a la persona que ha venido a limpiar para que lo haga de forma regular.

“Lo más importante es el día a día, las opiniones. Si tú lo deseas, vendrá siempre la misma persona”, comenta el fundador de Clintu.

Modelo de negocio y apoyo de inversores

El modelo de negocio de la ‘startup’ es una comisión por servicio realizado, dentro de un precio fijo para el cliente de 9,95 euros la hora y un servicio mínimo de dos horas.

Clintu funciona como intermediaria entre los trabajadores y los propietarios, de manera que no incluye a sus trabajadores en plantilla, aunque facilita que los clientes puedan dar de alta en la Seguridad Social a sus empleados, si así lo desea. Según Espel, los trámites en este sector son “inviables” porque el régimen del hogar impone que sea el particular el que haga el alta, asegura.

Álex Espel. EFE/Clintu

Álex Espel. EFE/Clintu

Desde el verano de 2014, Espel dedica todo su tiempo a Clintu, que tuvo pruebas piloto en octubre y comenzó como tal en diciembre. Empezó con una inversión semilla de 10.000 euros  y después cerró otros 100.000 con inversores privados. Asegura que obtener inversiones no es tan complicado en España como pueda parecer.

Inversiones hay, inversores también. Tenemos los fondos del ENISA (Empresa Nacional de Innovación SA, que da fondos a proyectos emergentes a bajo coste), que en otros países no existen. Es difícil porque son inversiones de riesgo, porque hay un alto porcentaje de perder el dinero; pero es normal que lo sea. Si tienes clientes, la inversión llega”, opina el fundador de Clintu.

Etiquetas

Login

Registro | Contraseña perdida?